domingo, 26 de enero de 2014

MICROENCUENTRO POR LA COOPERACIÓN: CREANDO SINERGIAS

Sábado, 25 de enero 2014.


Nos reunimos en el local de la asociación Iniciativas Vecinales, en Plaza Ondarreta        (soleada y cálida esta mañana, como un paréntesis en medio del frío o un anuncio de la primavera). Y nos damos cuenta de  que no estamos solas, de que hay mucha y muy valiosa gente dispuesta a arrimar el hombro y a compartir lo mucho o poco que cada una tenga. Y con los pies en el suelo, sabiendo que nadie ha dicho que fuera a ser fácil.
Somos 15 personas dispuestas a colaborar y a aprender. “Vengo a aprender”, nos dice Alicia, la más joven del grupo (16 años, hasta los 66 de la mayor) que acompaña a sus padres y escucha atentamente. Seguro que aprende y que un día tomará el testigo o el relevo, y eso da mucha fuerza al grupo.
Está Beth, que hace un año con otras cuatro personas de Alcorcón afirmó sin dudarlo que podíamos crear Alcoress; Rubén, que como siempre que le hemos necesitado, nos ofrece un aula para nuestro proyecto ( es una iniciativa vecinal, nos dice) y el periódico para su difusión. Profesionales de la educación, con todo el abanico que esta abarca: Paloma, Angélica, Vanesa, Antonio, Mario, Natxo, Enrique… y tanta experiencia y proyectos que nos explican, desde la enseñanza de adultos, de niños, cultural con visitas a museos, enseñanza de español a extranjeros, personalizada o la educación ambiental, la tierra y los huertos…y todas las piezas parecen que van encajando. No falta la visión realista, la experiencia y conocimiento de legislación, fiscalidad (por citar algún aspecto) de Concha que con una asombrosa sencillez se ofrece a ayudarnos; y Esther, economista dispuesta también a colaborar.

Concha nos explica que existen experiencias semejantes a AlcorEss que se están abriendo camino en Sierra Norte, en Alcalá, en Coslada. La finalidad de estos movimientos es crear empresas sostenibles, que sean negocio, pero que se trata de “un camino hacia” y en esa etapa es importante la labor del voluntariado  o del banco de tiempo; se trata de una etapa de “pre-autoempleo” para testar la actividad  (quizás durante uno o dos años) hasta dar el salto legal a empresa social. Este proceso es válido, y puede realizarse gracias a este tipo de formas asociativas con una filosofía empresarial distinta, siempre desde la cooperación, la honestidad y el realismo. Señala la burbuja de autoempleo que se ha creado por planteamientos erróneos.
Terminamos compartiendo una empanada, charlando sobre como poder aunar fuerzas: con nuestro proyecto del huerto, Alborade, nuestro proyecto educativo, o incluso una cooperativa gestora para prestar servicio a todos los proyectos.

Mar les explica el proyecto de la Escuela Libre del Sur de nuestra compañera Eva y de la actividad que el domingo por la mañana realizarán el Villaviciosa con padres y madres interesados (se trata de crear una cooperativa) y algunos invitados se apuntan para participar en la actividad.

Y el 3 de febrero, próxima parada: nuestra asamblea a la que están todos y todas invitados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

se consecuente con lo que escribes y respeta a las personas